Blogs son blogs, nada, de ahí su éxito

Consolidándose se encuentra una tendencia generalizada pretendiendo certificar la muerte de los blogs, de la misma forma que en su momento, a los blogs se les atribuyó un poder altamente revolucionario. Los que pretendan desviar la atención, queriendo hacer prevalecer la microinteracción de las redes sociales sobre la longitud egocéntrica del blog, de nuevo se equivocarán.

¿Tiene sentido mantener la versatilidad del blog como soporte para cualquier cosa?
¿Nos quedamos con un uso purista de los mismos?
¿Realmente las redes sociales transfieren cosas importantes?
¿Sólo nos queda permanecer en un latente estado a la espera de la próxima novedad 2.0?

Sí, todo esto es un lío casi paranoico, máxime cuando la evolución de las herramientas, la variabilidad de los formatos, la inestabilidad de los soportes o el movimiento de las redes son constantes que permanecerán en el tiempo, YA para siempre.

Pero algo queda, algo hay de común en todo lo que tiene cierta penetración en la Red, algo importante ocurre en cada movimiento, algo es lo que supera al blog, al formato, a la red:

Uno de esos elementos que marcan siempre la diferencia es la necesidad de contar cosas, de relatar historias, de generar contenidos, de expresarnos, de opinar. Muchos blogs se han desinflado porque nacieron por la necesidad de sus autores de gritar las cinco ideas que marcan su hacer diario; una vez contadas, una vez remodeladas en forma de varios post cada una, el objetivo está cumplido, el mundo ya sabe lo que pienso; misión cumplida, bendito sea! Siempre han existido personas con cosas que decir al mundo, pero no siempre ha existido la posibilidad de hacerlo de manera tan fácil.

El otro elemento es el compartir, la solidaridad. Es lo que realmente marca la diferencia en cada invento que se fragua en la Red; y este elemento, vuelve a no depender de soportes o formatos, depende sola, y exclusivamente de las personas. Es una chispa que cada vez enciende menos el ser humano, la que es capaz de ponernos del lado de los débiles, la que puede ponernos a trabajar durante horas sin esperar gratificación más allá del beneficio ajeno. Sí, esto es poco frecuente, pero es lo que marca la diferencia entre proyectos meramente tecnológicos o humanos con sesgo tecnológico.

Ya sabéis, sólo se trata de hablar con la gente, dialogadamente a ser posible, procurando que sean cada vez más las chispas que, aunque no enciendan hogueras, al menos algunas velas que no nos hagan perdernos demasiado.

8 comentarios en “Blogs son blogs, nada, de ahí su éxito”

  1. …y de acuerdo en que es la gente que escribe, totalmente de acuerdo, que no es tanto la herramienta sino la persona.

    Pero no sólo porque alguien tenga algo que contar, sino porque hay emoción.

    Los blog no sólo son una vía para escribir y llegar a quien no llegabas. O leer y recibir de quien no recibías. Los blog son una vía para saber de quien te lee o de quien te escribe. Y para saber con bastante inmediatez. Son una vía de accesibilidad.

    Los blogs le ponen conversación a la lectura y a la escritura. Emoción, contacto e inmediatez entre escritor/a y lector/a. Más bien, los comentarios de los blog. Es la comentosfera, más que la blogosfera. Creo yo.

    No imagino muerte. Extinción por reemplazo sí, si surge algo que haga lo mismo más fácil.

    No me imagino muriendo las ganas de charlar y de que eso emocione, Sería como preguntar por la muerte del ir de cañas. Que es un formato más divertido del blog, eso sí. 😉

  2. No creo que pueda decretarse la muerte de los blogs, como decís vos, el microblogging se acomodó mucho más a algunos usuarios que buscaron expresar su estado presente y no tenían nada que expresar conceptualmente al mundo. Hay aplicaciones para todos los gustos.

    Supongo que aún estamos en una etapa de transición en la que la interoperabilidad de las distintas aplicaciones, hoy disponibles de manera separada, va a dar lugar a un «my media» que incluirá a todas ellas. Con todo no creo que facebook o las redes sociales en general vayan a cumplir con esa funcionalidad. Lo interesante y rescatable de tu comentario es que estamos en un etapa plena de experimentación, de prueba y error, lo que la hace tremendamente interesante.
    Felicitaciones por el blog. saludos desde el sur.
    Andres

  3. Tienes razón, Aníbal, en que lo importante es la expresión y la comunicación personales. Y es verdad que los formatos pasan y las pasiones continúan de otra forma. Pero en este caso, el formato blog es la base de casi todos los gestores de contenido que hacen posible la actual Web. Casi todo procede de los blogs. Por eso pienso que la base del blog durará mucho, y tú yo lo veremos.

  4. No sé, Alejandro, si la clave son los blogs o gente dispuesta a contar cosas, esa es mi duda 😉
    El formato blog probablemente pasará, se verá superado por no sé que contra! pero serán los Valeros los que sigan manteniendo el verdadero peso de la red, por encima de lo que empresas o administraciones sean capaces de aportar.

  5. Ya sabes, Aníbal, que los blogs son la base de la actual Web 2.0, y por eso resulta inimaginable que decaigan si no decae a la vez la misma Web. Es decir, los blogs son a la Web como los bancos al sistema económico 😉

  6. También leí hace poco a un editor de Genbeta.com que pronosticaba el fin del correo electrónico en favor de las redes sociales.

    Tal vez la clave esté en que cuanto más frívola y dirigida es una actividad más masivo es su éxito. Eso explicaría por qué triunfan «Está pasando» o «Fama» frente a los documentales de la 2, o Facebook frente a los blogs. Quiero decir que… que las cosas buenas no tengan éxitos masivos es algo a lo que ya deberíamos estar acostumbrados.

Deja un comentario