Deberes contraproducentes

tareasDos investigadores de Penn State han analizado concienzudamente el Tercer Estudio Internacional sobre las Matemáticas y las Ciencias (TIMSS), en escuelas de 41 países trabajando con diferentes edades. A partir de éste y otros estudios han elaborado un informe bastante interesante:

La primera, y rotunda afirmación, muestra cómo las tareas para casa mal planificadas pueden acentuar las desigualdades sociales, sobre todo porque pueden generar tensiones en el seno de familias desfavorecidas culturalmente, en las que los padres se ven impotentes a la hora de ayudar a sus hijos.

Otro dato mucho más cuantificable ha detectado que no existe relación entre el nivel de exigencia en tareas para casa y el nivel de desarrollo alcanzado por los alumnos. Así, países con un alto nivel en las capacidades de sus alumnos (Japón, República Checa, Dinamarca) responden a un modelo en el que el profesorado manda pocas tareas para casa. Por el contrario, países por debajo de la media como Thailandia, Grecia e Irán se caracterizan por disponer de un profesorado bastante cañero a la hora de poner deberes.

Al hilo de esta historia os pregunto por algo que yo me he preguntado muchas veces sobre todo en mi etapa de Director de Instituto de Enseñanza Público:
¿No conocéis a padres y madres que presumen de la calidad de la educación que reciben sus hijos en Centros Concertados o Privados y luego te cuentan que además de ir tres días a la semana a una academia para clases particulares, van dos días a clases de inglés y luego durante el fin de semana se sientan con ellos durante horas porque la profesora se ha quejado del nivel tan bajo que tienen sus hijos?

1 comentario en «Deberes contraproducentes»

Responder a Anibal Cancelar respuesta