Experiencias cercanas

Somos capaces de viajar antípodamente sin conocer la riqueza de nuestro entorno más inmediato. En conocimiento, a veces parece como si cuanto más lejano sea el modelo a seguir, o más rara la lengua que lo soporta, mejor es.

28 kilómetros me separan de El Villar, una pequeña aldea perteneciente a Fuente Palmera, donde en su CEIP San Isidro Labrador llevan algunos añitos integrando las TIC en sus prácticas de aula, sin grandes pretensiones ni alardes, pero con altas dosis de ilusión y mucha carga de trabajo colaborativo.

el villar

Coincidí con Alfonso, coordinador TIC del Centro, en un cine de Córdoba viendo «La Brújula Dorada», y me contaba cómo en su Centro se habían dado cuenta que, a veces, la innovación se vuelve en nuestra propia contra, cuando cae sobre nosotros como una losa que rompe de manera excesiva con lo que venimos haciendo.
¡Mejor intentamos conectar lo que llevamos años y años haciendo con lo que nos aporta tener un ordenador por cada pareja de alumnos en un entorno rural!

Cada profesor se curra los recursos adecuados para el curso que imparte dentro de la wiki «Diario de aula» y éste es el punto de partida en el curso siguiente para el profesor que recoge el curso, que adapta, completa, retoca, suma o resta lo que estima oportuno compartiéndolo con los compañeros. Un pseudopedagogo llamaría a esto metaconstrucción colaborativa del currículo, pero yo lo llamo tener vista, ganas de trabajar en equipo e ilusión por hacer las cosas mejor cada día.

2 comentarios en «Experiencias cercanas»

  1. Anibal, no sabía yo que andábamos tan cerca. Yo trabajo en una oficina de empleo de Córdoba¡ Interesante reflexión sobre la innovación, el cambio y la colaboración… 🙂

    Responder

Responder a Yoriento Cancelar respuesta