Hipocresía mediambiental

amianto

Son muchas las localidades donde se venden a bombo y platillo la instalación de «puntos limpios» para la recogida de todo tipo de residuos. Yo creía que mi localidad era afortunada por tener uno de esos maravillosos y muy caros puntos de recogida gestionados por Epremasa, pero ayer pude comprobar que en esto del medio ambiente estamos muy verdes todavía (vaya con el jueguecito de palabras).

Estoy finalizando una obra en casa, de la que se han desprendido 6 placas de uralita roja de 2,5×1 m., que según me indicaron los trabajadores, contenían amianto, producto considerado como altamente cancerígeno. Por tanto, antes de endiñarle el marrón a nadie, ayer pedí prestado un pequeño camión, cargué las placas y muy orgulloso de mí mismo, me dirigí a depositarlas en el supermoderno punto limpio de mi ciudad, donde se recogen toda clase de resíduos. Tras el prescriptivo control de matrícula y firma de un documento, descargo un par de puertas metálicas y algo de escombro, pero cuando echamos manos de las placas, el operario responsable me indica que no se pueden hacer cargo ni de ese material, ni de una vieja lata de aceite de coche que también llevaba.

Pregunto entonces que dónde puedo depositar ese material, a lo que el operario me contesta que en ningún sitio; así que tras una tarde completa de gestiones, consigo que las placas, en vez de caerse en una cuneta, queden en manos de una empresa de derribos para su posterior reventa a algún hortelano con gallinero destechado, que conseguirá unos maravillosos huevos pasados por amianto.

O sea, montamos un punto limpio para la recogida de residuos; pero claro, si se trata de materiales tóxicos o contaminantes, entonces te lo tienes que comer con papas. Yo flipo!

3 comentarios en “Hipocresía mediambiental”

  1. Joan, le pregunté a uno amigo y me dijo:

    «nosotros, cuando tenemos que deshacernos de placas de uralita, las machacamos y las entremetemos con los escombros»

    Te aseguro que es lo que hacen la mayoría de ellos 🙁

    Responder
  2. Mal de muchos…

    Toda tu experiencia en este tema, palabra por palabra, me ocurrió a mi, en Cataluña. Por curiosidad, pregunta a algún constructor, albañil,… de tu ciudad qué te sugieren ellos.

    Suerte

    Responder
  3. Por lo que se puede extraer de la Ley 7/1994, de 18 de mayo, de Protección Ambiental (Junta de Andalucía), en el tema de los residuos peligrosos o tóxicos las instituciones se pasan la pelota de un lado a otro, y no se ve muy claro cómo queda la cosa en concreto.

    Parece ser que los Ayuntamientos están obligados a recoger todos los desechos y residuos a nivel general (apartados 1 y 2 del Artículo 43), pero en cuestión de tóxicos se desentienden y, supuestamente, entra en juego ya la Agencia de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía (artículo 51), a la que el propietario del residuo se debe dirigir.

    Por si te sirve de ayuda, visita esta página:

    http://hispagua.cedex.es/documentacion/legislacion/27.htm

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: