Ideas para presencias corporativas o institucionales en Twitter o Facebook

Hace algún tiempo tuve la posibilidad de gestionar la cuenta en Twitter de EducaconTIC; era una incógnita para mi conocer cómo gestionar una cuenta no personal asociada a un proyecto institucional, además de una gran responsabilidad. La verdad es que ha sido una actividad muy divertida donde he aprendido muchísimo y donde he dejado mucho esfuerzo e ilusión personales; es el momento de dejar el testigo (con más de 16000 followers), y dejar que otras personas gestionen esa cuenta, no sin antes compartir algunas pautas, que he autoconstruido y que pueden ser útiles para entender el funcionamiento de determinadas redes sociales cuando tenemos presencia de una institución, empresa o marca:

1. Estadísticas las justas

A nadie le amarga un dulce, y tener muchos seguidores en una cuenta de corte corporativo amplifica nuestros mensajes o productos; pero nunca uséis estrategias de promoción que vayan más allá de lo que vuestra presencia activa os aporte. Conseguir seguidores de forma artificial sólo engordará las cifras, pero os traerá a gente sin interés para vuestra red e, incluso, para vuestros intereses (comerciales o de conocimiento).

2. 20-30-50

Esta proporción, de 20-30-50, no es científica pero está bien mantener algún tipo de equilibrio sobre el tipo de contenidos que compartimos en redes:

  • Un 20 % de contenidos propios, de lo que hayamos producido en nuestro proyecto; por mucha actividad de «content curation» que generemos, son los contenidos propios de calidad los que atraerán a más público y de mayor valor. Sería ideal que esta parte tuviera mayor peso, pero se entiende que la capacidad de producir conocimiento o contenidos de calidad es limitado.
  • El 40 % de los contenidos compartidos podrían ser de terceros, obtenidos de agregadores o marcadores. Con ello conseguimos compartir recursos de forma más o menos a modo de primicia.
  • El 50 % restante se obtendrá de forma más cómoda mediante procedimientos de content curation: conversación, retuits, Summifity, Scoop.it, etc.

3. Conversa sin pasarte

Si alguien pregunta u opina, participa en la conversación, pero a partir del segundo o tercer mensaje, pásate al mensaje privado, que las redes sociales no deben ser una sala de chateo, puede molestar a la gente un exceso de cruce de mensajes.

4. Humanización moderada

Vale, de acuerdo, estamos siendo imagen de una empresa, institución o marca, y hay que cuidar mucho la forma en la que se comparte, pero tampoco se puede caer en que parezca que detrás de la cuenta hay un robot. Se deben usar pequeños recursos para que las personas que se acerquen a la cuenta, perciban una cierta humanización de la misma.

5. Egocentrismo colectivo

Será difícil eludir el egocentrismo propio de este tipo de contextos, pero al menos habla siempre en primera persona del plural, muéstrate como la voz de un equipo, de un grupo de personas con inquietudes y objetivos colectivos. Si además, ese forma de expresarte responde a una realidad, si es verdad que se trabaja en equipo, entonces el éxito está garantizado.

6. Retuitea de forma personalizada

No está mal retuitear de forma selectiva recursos de terceros que puedan tener interés para nuestro colectivo o público objetivo. Pero siempre que puedas, enriquece o personaliza el retuit, intenta aportar valor añadido, aunque sea sólo una opinión. Cuando conseguimos tener penetración en la red, comentarios u opiniones sobre los recursos son agradecidas por nuestros seguidores pues les ayudará en muchos casos a saber lo que van a encontrar al otro lado.

7. Da voz a quien se lo merezca

Cuando crezca el número de seguidores, crecerá de forma proporcional la gente que busca de tu impacto para promocionar sus propias cuentas o proyectos. No tengas un criterio estándar para con ellos, analiza cada caso y echa un cable a proyectos o recursos de calidad, pero también a determinados perfiles o recursos que, siendo muy modestos, llegan con ganas e ilusión a este mundo tan endogámico y complejo como es el de las redes sociales.

8. Seguid a quienes podáis escuchar

Vuestro timeline debe estar controlado, no tiene sentido seguir a muchísima gente si no vais a poder mantener una mínimo de atención a lo que opinan o comparten. No se está en las redes sociales solo para proyectarnos, eso es un objetivo muy poco enriquecedor, comparado con lo que una escucha activa y participativa puede aportaros.

Gracias, EducaconTIC, por permitirme haber aprendido tanto 😉

3 comentarios en «Ideas para presencias corporativas o institucionales en Twitter o Facebook»

Responder a Anibal Cancelar respuesta