Mi regalo perfecto como docente

Fin de curso, época en la que a veces, tus alumnos te hacen regalos; pocas cosas pueden hacer a un docente más feliz que esto… ese momento entrando triunfante en la sala de profesores con detalle bajo el brazo, luciéndolo, mostrándolo, sonriendo como si no hubiera un mañana… esas orgullosas fotos en Facebook de las flores que nos regalan o de las tarjetas que nos dedican.

Hace unos días me planteaba cómo sería el regalo ideal que me gustaría recibir de algún grupo de mis alumnos…

  1. Suelo ser algo pesado con ellos en lo referente a la creatividad; me gusta que hagan las cosas de forma diferente, que usen en sus tareas elementos cotidianos pero de manera alternativa, que sorprendan a sus audiencias. Pues sí, un regalo creativo sería la base.
  2. Me encantaría que narrasen construyendo algo; poner algunos euros y comprar un detalle está bien, pero si nuestro fin último como docentes es que sean capaces de construir conocimiento propio, entonces pediría que el regalo fuera original. Que cuenten en el regalo una historia original podría ser algo extraordinario.
  3. Ya puestos, les pediría que mi persona apareciera en la historia, en la piel de un personaje sencillo, aprendiz por supuesto que intenta hacer crecer al resto de aprendices.
  4. Estaría bien que investigaran mi rastro digital, y me sorprendieran con elementos multimedia personales, de los que ni yo mismo me acordara, para alegrarme del alcance de su competencia tecnológica.
  5. Podría ser ya el máximo que la historia hablara de didáctica de las matemáticas, del constante esfuerzo por alcanzar aprendizajes visibles mediante estrategias invisibles.

Pero claro, todo esto es un sueño, un deseo cuya coincidencia con la realidad sería pura coincidencia; sólo os deseo cosas buenas chicxs.

IMG_20160623_181438

2 comentarios en “Mi regalo perfecto como docente

Deja un comentario