Mis normas editoriales (agradecimientos y disculpas)

trÚltimamente estoy repitiendo en muchas ocasiones y sitios frases que comienzan por «Lo mejor que tiene escribir en un blog es…«, con lo cual me estoy dando cuenta que esto me está gustando.

Y hoy no va a ser menos:
Lo mejor que tiene escribir en un blog es que, además de que tus reflexiones las puede leer algún que otro amiguete (suena algo machista el término, ¿verdad?), tu eres dueño de lo que dices, cómo lo haces y bajo qué normas (por aquello de ser un poco coherente):

1.- En la columna de la derecha no referencio ningún otro blog. Primero por aquello de que se me olvidó poner alguno de los mejores o de los más queridos. Además, en la blogsfera he detectado que determinados sectores comienzan a adquirir aires de sectas; se han creado círculos cerrados entre los cuales se comentan, se aumentan mutuamente sus pageranks, ganan cada vez más dinero y comienzan a jugar a ser los únicos fundamentadores teóricos de la comunicación. Con lo del software libre ya pasó algo parecido hasta el punto de que ya he escuchado en muchas ocasiones hablar de los «talibanes del software libre». Luego pido disculpas por no referenciaros de forma permanente y agradeceros que me referenciéis por aquello de llegar a más gente.

2.- Intento no intervenir en los comentarios a mis post pues sobre todo me pondría muy empalagoso. Para mí ya es un honor que haya alguien que me lea; así que no te cuento que haya alguien que pierda algo de su tiempo en comentar alguna de mis entradas; seguramente mis respuestas no podrían, por esta consideración, ser parciales. Además parece como si quisiera controlar todo lo que se mueva en mis post, así que prefiero no intervenir y aprovecho la ocasión para de, forma definitiva, dar las gracias a todos aquellos/as que en algún momento comentéis algo de lo que escribo.

3.- Nada de publicidad en mi página (al menos mientras que no me vaya a suponer cantidades significativas :-)), pero vamos, que no creo que llegue a prostituirme con Ad…

4.- En mis entradas no usaré «leer más». ¿Motivo? No me gusta.

Y lo mejor que tiene escribir en un blog es que estas normas las puedo cambiar cuando me de la gana… je!

3 comentarios en «Mis normas editoriales (agradecimientos y disculpas)»

  1. Tu claridad y tu entusiasmo se transparentan y son contagiosos. Por ello, alguno, como has podido observar, nos lanzamos, con lo que nos cuesta hablar, a esta intentona. Y estamos sencillamente agradecidos.
    Y, a un comentario de ánimo, de opinión o de orientación, ¿quién no está abierto?
    Acababa de brindar por los aventureros enredados y mira por dónde. Fuerza y mucha salud.Ciao.

    Responder
  2. Si estás contento con la forma en que lo haces, no tienes porqué pedir disculpas.

    Yo por el momento estoy haciendo algo parecido en cuanto a los enlaces (no quiere decir que no lo haga algún dia) pues como son tantos, decidí hacer un directorio y no sabes tu cuánto condiciona esto a las visitas y a que me dejen comentarios!. También tengo los enlaces en un post con mis blogroll en bloglines.

    Los comentarios si me importan, pues retroalimentan, eso es lo mejor de los blogs y me gusta sentirme atendido. Los premios y otro tipo de reconocimientos similares a la uzánza que convierten en gurú a blogueros con ansias de protagonismos no me interesan.

    Perdona si alguna vez escribo de forma incorrecta, tengo una ligera dislexia y a veces se me escapan faltas aunque ponga mucho empeño.

    Responder

Responder a Fernandp de la Torre A Cancelar respuesta