Música topológica (actualizado)

Muchas veces he oído lo de la mano que suelen ir las matemáticas y la música; no he sido yo nunca mucho de música y las mates, tal y como se concebían en la puñetera carrera con la que me tocó enfrentarme, cada día están más lejanas a mi quehacer diario.

Sin embargo, de vez en cuando me encuentro con cosas que me levantan el pellizco de mis orígenes, y me hacen pensar en cosas para el futuro; por ejemplo, en este vídeo se enlaza una pieza de Johann Sebastian Bach, que puede ser interpretada en las dos direcciones de la partitura; por tanto, tras montarla en una banda de Banda de Möbius, el resultado es, cuando menos, sorprendente:

Vía

Actualización:
Complementa esta información la que, desde Facebook, nos aporta José Antonio Redondo:

De lo más curioso. Ésta forma musical, no muy utilizada, es conocida como ‘Canon Cancrizante’, y en efecto se puede establecer siempre una relación con la cinta de Möbius. En realidad en sus orígenes tiene un vínculo simbólico con el ‘ouroboros’ de la alquimia, la serpiente que se come la cola, símbolo del eterno retorno y de los ciclos vitales. Otro canon similar es éste de Guillaume de Machaut:

ma fin est mon commencement

5 comentarios en «Música topológica (actualizado)»

  1. Me gusta mas la musica que las matematicas pero en esto de la separacion injusta de las artes de la ciencia creo que todos salimos perdiendo. Espero que mas alla de todo la creatividad sea lo mas importante

    Responder
  2. Están las partituras y un vídeo de un «canon de mesa»: la misma partitura sirve para los dos músicos, uno de los cuales la toca no ya «simplemente» desde la última nota hacia la primera (como era en el canon cancrizante de Bach) sino dándole la vuelta a la hoja. O, como sugiere el nombre del tipo de canon, se pone la hoja en una mesa y cada uno de los dos intérpretes la toca leyéndola desde un extremo de la mesa misma.

    Responder
  3. Dear Anibal (it is the correct name?) I want to thank you for enclosing in your blog a player with «Ma fin es mon commencement» by Machaut: it is a source of many visits on it on Youtube from Spain. It is also very interesting your comparation of that piece with the Moebius ring: we could say that the two (two?) sides of the band are the melody and its reverse, and the surface(s) in the middle is the countertenor, that goes ahead to the middle and then comes back to the origin.
    Remaining in the Alchemy topic, there is another «canon cancrizans» among the «Atalanta Fugiens» 50 canons by the alchemyst Michael Maier (1618): the fugue is the n. XLVI (46) and, in a more simple way, it has the same structure of the Machaut’s canon.
    Best greetings

    Luca Dragani
    Fairy Consort – Early Music Ensemble
    Chieti – Italy

    Responder
  4. Siempre me han gustado las matemáticas, y disfruto mucho con las obras musicales que demuestran la estrecha relación entre estas dos maravillas del pensamiento humano. La Ofrenda Musical contiene muchas más piezas, mayoritariamente cánones (imitaciones estrictas) cada uno de ellos con reglas diferentes (variando el número de voces, el intervalo de partida de las imitaciones, inversiones, retrogradaciones, etc.).
    Otro canon curioso, de Mozart, aquí:
    http://orchestre.pc.free.fr/extras/
    Están las partituras y un vídeo de un «canon de mesa»: la misma partitura sirve para los dos músicos, uno de los cuales la toca no ya «simplemente» desde la última nota hacia la primera (como era en el canon cancrizante de Bach) sino dándole la vuelta a la hoja. O, como sugiere el nombre del tipo de canon, se pone la hoja en una mesa y cada uno de los dos intérpretes la toca leyéndola desde un extremo de la mesa misma. Mi explicación puede ser un poco confusa, pero el vídeo es muy claro 😉

    Responder

Responder a Barcos Cancelar respuesta