Tiempo de redes

Tiempo de redes

Sí, tiempo de redes, este blog lleva en coma desde hace ya años. No ha cerrado del todo porque la publicidad ayuda a costear los gastos de hosting.

Ahora me vuelvo a plantear mandarlo al cementerio definitivo y olvidado de las copias de seguridad, y de inmediato reaparecen las ganas de reescribirlo, de manera fresca, hablando mucho de herramientas y tecnología en el la Era de la metodología y los debates ideológicamente inútiles. Se echa en falta mucho de lo que decía un maestro, padre de otro gran maestro: “¿y cuándo damos de leer?

Sé que no ocurrirá, es mucha la vida que encontramos en sitios como Facebook, como para encontrar disfrute en la soledad de los blogs. Eso sí, aquí está el tío, escribiendo, que en un sitio o en otro, es el mejor deporte que se puede practicar cuando tienes tanto que dar, tanto que querer.

8 comentarios en “Tiempo de redes”

  1. A veces la soledad es solo aparente, a veces hace falta dejar las cosas en reposo para que se recarguen con una energía nueva y limpia capaz de impulsar tu mensaje hasta lo más recóndito de la rutina de alguien y… ¡Zas! le alegras el día y todo vuelve a tener sentido. A mí me ha dejado con ganas de más, la verdad, así es que: ¿Cuándo damos de leer?

    • Hay otra cosa que ocurre con tu blog cuando llevas tanto tiempo como yo conociendo a tanta persona grande. Y es que al escribir algo siempre te acuerdas de dos o tres personas que seguro escribirían mucho mejor que tú sobre ese tema, y que probablemente ya lo hayan hecho.
      Y es entonces cuando dudas, y te da hasta corte, y desisites… Jeje!!

  2. Me pasa como a Joseba, que me has alegrado la mañana. Echo de menos aquellos tiempos de los blogs
    “sinceros”. Con el mío me ha pasado lo mismo, lo tengo en coma desde hace tiempo, pero me resisto a desenchufarlo.
    Deseando leerte primo!

    • Pues ya está más que justificado haber escrito de nuevo aquí. Los que llevamos tanto tiempo en estas historias sabemos que el éxito no son las estadísticas, ni lo grande o pequeño que tengamos el ombligo, se trata de cosas tan grandes como poder animarle a alguien el día. Eso sí que es tener éxito 😉

Deja un comentario