Optimizando nuestras búsquedas

lupaSi pretendes buscar información en la Red y crees que vas a tener dificultades para hacerlo te puede ayudar este artículo de Michael Simkins en el que nos proporciona 10 competencias tecnológicas para convertirnos en excelentes rastreadores (paso a interpretarlas brevemente ya que traducirlas es algo reservado a gente más preparada que yo):

Buscando cosas

  1. Palabras: Esto es tan fácil como introducir un término en una cajita cuadrada en un buscador, en otro o en ambos a la vez. Lo que ocurre es que a veces los resultados se disparan, por ello intenta usar términos que sean lo más exclusivos posible de la documentación que busques. Además intenta repetir la búsqueda usando sinónimos del término.
  2. Búsquedas avanzadas: En la mayoría de los buscadores tienes la posibilidad de acceder a «Búsquedas avanzadas» que de forma paradójica lo que hacen es facilitar bastante el camino. Por ejemplo puedes buscar un término pero en vez de todo Internet en un solo sitio. Además suelen ofrecer opciones del estilo de «páginas que contengan TODAS las palabras» o similares que nos hacen más fácil las búsquedas.
  3. Boolenas: Este folclórico término hace referencia a unos modificadores que pueden ser usados en los buscadores y que ayudan; los más usuales suelen ser AND, NOT, OR y normalmente son usados con paréntesis. Por ejemplo si escribo

    (e-mail OR email OR correo) AND alumno AND educativo

    estaré buscando información que contenga a los términos «alumno», «educativo» y a cualquiera de los otros tres («e-mail», «email», «correo») considerando así las tres formas en las que nos podemos encontrar el término.

  4. Portales: Debes tener siempre a mano algunos de los portales especializados existentes en Internet que normalmente te proporcionan información clasificada y accesible relacionada con las temáticas en las que te estés moviendo.
  5. Herramientas de búsqueda comerciales: Esto ya no me gusta tanto hijo, en el artículo original aparecen.

Guardando cosas

  1. Favoritos: En unos navegadores se llaman así, en otros bookmarks o marcadores, pero en cualquier caso sirven para almacenar URLs. tal vez ya los uses pero no estaría mal que gastaras algunos minutos en estrujar otras de sus posibilidades como su organización en carpetas, barras de favoritos, etc.
  2. Arrastrando: Cuando usamos nuestro navegador y tenemos cargada una página web, justo a la izquierda de la primera letra que forma parte de la URL de la barra de direcciones, verás un icono pequeñito que varía según los casos. Pues con el ratón puedes arrastrarlo sobre cualquiera de las barras del navegador para tenerlo a mano, sobre un documento de nuestro procesador o incluso puedes arrastrarla sobre la casita para convertirla en la página de inicio.
  3. Anotaciones: Es algo que nunca nos paramos a hacer pero nos aconseja que comentemos todos los enlaces que guardemos mediante las utilidades que nos proporcionan los navegadores para ello.
  4. Guardando páginas: Cuando una página te interesa mucho, más que guardar su URL te interesará guardarla físicamente en tu disco duro por si algún día desaparece de la Red. Para ello, cuando la tengas cargada en el navegador, desde el menú de archivo (file) selecciona «Guardar como…» para hacerlo. Otra forma de no perderla nunca es mediante una opción que tienen los navegadores; cuando la guardas en tus favoritos suele aparecer una opción parecida a «Disponer sin conexión«.
  5. Compartiendo páginas: Aquí nos comenta el autor algún método demasiado rudimentario para compartir recursos con otras personas, pero en esto creo que sí se ha avanzado mucho con RSS y las folcsonomías.

Los que me hayan leído un poco habrán notado que me inclino por el manejo de las mínimas herramientas pero con una buena dosis de imaginación pedagógica, y estas 10 cositas que, para muchos, resultarán triviales deben ser recordadas de vez en cuando para no despistar a los que os encontráis llegando a estas historias.

Relacionado con esto podemos leer cómo Alejandro Valero se queja de las «Demasiadas novedades» que aparecen casi a diario en páginas como esta para ser usadas por los docentes, optando por plantarse.

Mario Núñez en «Destrezas tecnológicas del educador» recoge un artículo publicado en The Journal en el que se relacionan las 20 competencias básicas que un docente debe poseer para una adecuada integración de las TIC. La verdad es que no es aconsejable su lectura para los que padezcan del corazón pues van desde el desarrollo de sitios web, hasta el manejo de plataformas, pasando por seguridad, bases de datos, instalación, etc. Pero vamos, tampoco está mal tener una referencia clara de por dónde, de forma utópica, nos deberíamos mover.

7 comentarios en «Optimizando nuestras búsquedas»

  1. Llevas razón, Jesús. De hecho, si miras el punto 5 del artículo original en inglés verás que, entre otras herramientas, se recomienda copernic.
    Lo que ocurre es que al intentar hacer algo facilito para el personal, me parecía que la instalación de software puede complicar un poco las cosas 😉

    Responder
  2. Gracias por tu «post» y por tu sensibilidad hacia los apreNTICes. Me incluyo en esa categoría de los que queremos y no sabemos.

    Formo parte del Planeta Educativo de Aulablog, y tengo la impresión, por no decir la certeza, de ser la única no iniciada en este mundo. ¿Me equivoco?.

    No he salido corriendo despavorida, o sufrido el ataque al corazón que tu intuyes, porque además he encontrado una enorme ayuda, en cuanto la he solicitado y siempre que la he necesitado. Sería una pena que con todo ese potencial y disponibilidad que teneís, esta iniciativa no llegará a sus verdaderos destinatarios: los quieren y no saben, que también he llegado a la conclusión que somos una minoría.

    Un abrzo.

    Responder
  3. Gracias, Aníbal, desde una profe novata en esto de la TIC. Sigo con bastante entusiasmo los artículos que se publican en el Planeta Educativo de Aulablog, donde tengo la impresión, por no decir la absoluta certeza, de que soy la única «apreNTIC» registrada, al menos en activo; ¿Me equivoco?. La mayoría de los artículos de carácter técnico se publican son para iniciados, o webmasters.

    Creo que no he salido corriendo despavorida, o no he sufrido el ataque al corazón que tu intuyes, porque también he encontrado un enorme apoyo, por encima de mi ignoracia, eso me ha salvado, pero sería una pena que otras personas huyeran porque sólo percibieran la imposibilidad de alcanzar la altura del listón. Habría que cuidar la captación.

    Responder
  4. No me expliqué lo suficiente, pues realmente me identifico completamente con tu post; la alta evolución y variabilidad tecnológica nos hace olvidarnos muchas veces de lo que verdaderamente debemos hacer, e incluso ser.

    Responder
  5. Las páginas como la tuya, Aníbal, son estupendas para dar a conocer novedades, que es una función de las bitácoras. Nada hay de malo en ello, sino todo lo contrario. Mi crítica no va contra el mensajero, sino contra el neura que ahora mismo está tramando un invento que va a ser el no-va-más de la nada. En mi artículo que citas no sólo expreso un sentimiento que siempre he tenido desde 1997 que empecé en esto, sino que también me pongo en el lugar de los profesores novatos que acceden a nuestras páginas y que huyen, supongo, despavoridos al ver lo complicado que es todo esto de las TIC. Es también una autocrítica, porque muchas veces me he dejado llevar por esos impulsos de novedad. Y es, sobre todo, el cansancio acumulado de final de curso. Un saludo.

    Responder

Responder a Jesus Jover Cancelar respuesta