chanclas

Lo mejor del Flipped Classroom

El Flipped Classroom o Flipped Learning está en estos momentos viviendo su máximo relativo en el ciclo de sobreexpectación de Gartner… vamos, que está de moda! No me toca analizar sus profundidades, ver si es metodología, modelo pedagógico, ni siquiera investigar su carácter científico. Sólo dedicarle un par de post para destacar sus fortalezas (el de hoy) y principales debilidades respectivamente. Pero no desde su planteamiento teórico, que ahí se es más ambicioso siempre, sino de lo que aporta de manera inmediata y real:

  1. Montarse en el carro de la clase invertida lleva consigo el desplazamiento de los contenidos y las metodologías expositivas hacia posiciones marginales de los procesos de aprendizaje. Hay muchas cosas discutibles en esta metodología, pero éste es un principio básico de su definición; los contenidos son ofrecidos al alumnado pues siguen siendo indispensables, pero no vía explicaciones docentes en el aula, sino mediante soportes multiformato que se ponen a disposición permanente del alumnado.
  2. Al suprimir en gran medida las explicaciones expositivas de contenidos por parte del docente en el aula, el desarrollo de las sesiones pasa a estar protagonizado por actividades individuales o grupales de un cierto nivel intelectual para el alumnado. El contenido no desaparece, la memoria sigue siendo válida, pero pasan a estar al servicio de otro tipo de destrezas mentales.
  3. El uso de las herramientas tecnológicas surge de manera natural e inmediata. Tanto para colocar los contenidos en soportes multiformato como para el desarrollo de actividades de aula destinadas a la elaboración de productos y artefactos digitales por parte del alumnado.

Un comentario en “Lo mejor del Flipped Classroom

  1. Llevo aplicando el Flipped Classroom desde comienzos de este curso. Elaboro y monto yo mismo los vídeos adaptados a mis alumnos de tercero de ESO. Los vídeos, a través de Educanon, llevan preguntas incorporadas que deben responder cuando los están viendo. De tal modo yo sé quién lo ha visto y quién no antes de entrar en clase, así como la puntuación obtenida. Las clases adquieren de tal modo una libertad sorprendente y pueden ser dedicadas a ampliar los contenidos, realizar mapas conceptuales, ejercicios de todo tipo.

    No veo, por otra parte, que sea una estrategia generalizable a todas las materias y para todos los profesores. El trabajo sería inmenso en casa. Yo me he adelantado a experimentarla. Mis alumnos están muy contentos y yo también. Utilizo otras herramientas de repaso como Kahoot y Socrative que les permiten interactuar. El curso están siendo muy productivo, pero pienso que no hay un solo modelo para la aplicación del Flipped Classroom. Yoi he buscado el mío, elaborando los vídeos, pero puede que muchos profesores no estén dispuestos a ello. Hay que complementarlo con metodologías activas que cada profesor elige según su dominio de la tecnología. En mi centro, los alumnos disponen de un portátil y eso le da unas posibilidades muy interesantes. De tal modo que si tuviera que volver al libro de texto, me sentiría desplazado a la prehistoria.

    Hay quien se posiciona visceralmente en contra del Flipped Classroom, pero yo lo veo con unas posibilidades excelentes, al menos esa es mi experiencia real.

    Saludos.

Deja un comentario